Durante el embarazo SÍ se puede comer jamón ibérico

     

     Queremos hablaros de un tema que interesa sobre todo a las embarazadas y los que las rodean. Es un tema delicado ya que hasta hace poco no había estudios sobre el tema. Hoy os hablaremos sobre el jamón ibérico y embarazo.


     Como decíamos hasta hace poco a todas las mujeres embarazadas se les prohibía comer jamón ibérico, a no ser que estuviera previamente congelado. El motivo es por la posible contaminación de toxoplasma gondii en la carne que provoca la toxoplasmosis.


     La toxoplasmosis es una enfermedad que cualquier persona puede padecer a lo largo de su vida. Esta patología, que se origina por la ingesta de un parásito, el Toxoplasma gondii, se presenta como una zoonosis, es decir, de modo habitual, se transmite desde los animales a los seres humanos a través de diferentes vías de contagio, como la ingesta de carne cruda o poco hecha. Existen sectores de la población más vulnerables, como es el caso de los ancianos, los niños y las embarazadas por su condición de déficit de inmunidad.


     El jamón curado se ha incluido en estudios de la toxoplasmosis dentro de grupos como “carne sin cocinar” o “cerdo curado” que incluía carnes crudas, embutidos y salchichas que no se elaboran ni pasan los diferentes procesos como el jamón curado. Al determinar que en estos últimos alimentos el parásito sobrevivía al proceso de elaboración y de esta forma podía transmitirse a la madre, todos los alimentos de estos grupos pasaron a prohibirse, incluido el jamón curado.


     Sin embargo desde hace unos cinco años se vienen realizando diferentes estudios para tratar de excluir el jamón curado de estos grupos y demostrar que el jamón ibérico es un producto apto para embarazadas.

 

 

JAMÓN IBÉRICO Y EMBARAZO: SÍ SE PUEDE

"El procedimiento que se sigue en la curación del jamón elimina el toxoplasma por lo que puede ser consumido sin peligro por las mujeres embarazadas"

     

     Esta es a la conclusión a la que se llega después de realizar los siguientes estudios:

 

Universidad de Zaragoza: relación entre el proceso de curación y supervivencia del parásito Toxoplasma gondii

     Este estudio se llevó a cabo con cerdos naturalmente infectados con el parásito Toxoplasma gondii. Después de analizar la presencia de este parásito en el jamón fresco estos se han sometido a un proceso de curación en instalaciones controladas en una empresa de curación de jamones.

     Los jamones se analizaron a los 7 y los 14 meses de curación, que es cuando se comercializa este producto, y no se encontró rastro alguno del parásito, por lo que su consumo supone un riesgo mínimo de contagio. Así mismo, el estudio pone en evidencia la importancia del tiempo de curado en la eliminación del parásito, y señala la necesidad de realizar más estudios en otros productos y con otros tiempos y métodos de curación.

     Este estudio fue publicado además en la revista científica Journal of Food Protection.

 

 


Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (TEICA), Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía y Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)

     El TEICA, en colaboración con la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía y con el SEGO, han colaborado desde el 2012 en el estudio de la toxoplasmosis en el jamón curado y su posible consumo en las mujeres embarazadas.


     En las conclusiones de su estudio afirman que “comer jamón ibérico de bellota es positivo para las embarazadas ya que debido a su proceso de curación no tiene riesgos de toxoplasmosis". Concluye diciendo que “los factores que eliminan la toxoplasmosis en el jamón ibérico son los largos procesos de curación”.


     Además de en el embarazo, el jamón ibérico no solo es inocuo durante la lactancia, sino también recomendable: es una fuente importantísima de zinc y vitaminas, que refuerzan el sistema inmunitario del bebé y contribuyen a su desarrollo.

     Por ello, el Teica ha firmado un acuerdo de colaboración con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), que implica que los profesionales médicos españoles cuenten con un protocolo que les permita aconsejar a las embarazadas sobre la ingesta del producto más codiciado del cerdo.

 

 

     Buenas noticias, por tanto, para las aficionadas al jamón ibérico, ya veis como no es incompatible con el embarazo, pero como siempre, consultar con vuestro especialista para que os aclare todas vuestras dudas.

      En este vídeo podéis ver cómo hablan del asunto y en concreto de estos dos estudios: